top of page
Search

Estrés ¿con qué se come?

Updated: Mar 18, 2021

Últimamente en las historias clínicas que me ha tocado revisar, hay una constante que me llama mucho la atención y es la cantidad de formas en las que he encontrado estrés en la vida de las personas. Creo que hay estrés que ni siquiera sabía que existía.


Estrés con respecto al trabajo; estrés por si me van a tener que quitar la muela; estrés por la familia; estrés por la salud o la enfermedad; estrés por la pandemia; estrés por querer hacer más ejercicio; estrés por comer mejor; estrés porque no duermo; estrés porque estoy en una relación en la que igual no deberías de estar pero no has terminado de decidirlo; estrés por el dinero; estrés porque escucho a alguien cerca de mi toser; estrés por el futuro.


El estrés puede ser físico, emocional o mental. Tu puedes estar muy preocupado por algo que realmente tiene una solución inmediata y fácil, pero tu cuerpo y tu mente no lo piensan así. La percepción puede agravar el nivel de estrés y hacerlo más dañino.


Existen muchos mecanismos de defensa para lidiar con el estrés y uno de los favoritos del cuerpo humano es con la comida.


Hay tres tipos de estrés:


1. Estrés agudo. Estrés que experimentamos por un periodo de tiempo breve. Este tipo de estrés te impulsa a comer aunque no tengas hambre.

2. Estrés crónico. Estrés que experimentamos continuamente y por un periodo de tiempo prolongado. Los doctores relacionan este tipo de estrés con la inflamación y con una gran cantidad de enfermedades crónicas. La obesidad, por ejemplo. Con este tipo de estrés tendemos a consumir alimentos específicos que nos hacen sentir “mejor”.

3. Estrés positivo… ¡sí, hay un estrés positivo!. Es una pequeña cantidad de estrés que te ayuda a motivarte y a enfocarte cuando tienes que realizar una tarea importante. Por ejemplo, presentar algo en el trabajo o escuela.


El estrés típicamente afecta la dieta de dos maneras:


1. Afecta los comportamientos alrededor de la comida, reflejando en el qué y cuánto comemos.

2. Crea el escenario perfecto para acumular grasa y provoca un estado que tiende a la obesidad.


Y, ¿qué tiene que ver el estrés con el alimento específico que decidimos comer?


Las comidas altas en azúcar proveen una fuente de energía rápida que el cuerpo pide cuando está bajo un estado de estrés. En este estado el cuerpo manda toda su energía y prioriza las funciones que te hacen salir de una emergencia. Por ejemplo, correr por tu vida porque te persigue un oso.


Las comidas que más disfrutas te hacen secretar dopamina (la hormona que te hace sentir bien). Esto puede crear un estado de tipo adictivo o comportamientos de alimentación compulsiva que se vuelven muy difíciles de controlar.


Para que tú controles al estrés y el no te controle a ti por medio de la comida, te dejo 5 formas que puedes empezar a aplicar hoy a tu rutina y que funcionan porque funcionan:


1. Aprende una técnica de respiración y practícala de 5 a 10 minutos antes de tomar cualquier decisión. Es más, practícala cuando te despiertas, cuando te estés bañando, antes de dormir. Practícala siempre que puedas.

2. Medita todos los días. Usa tu técnica favorita y haz de este un ritual que te acompañe a todos lados.

3. Platica con alguien de lo que te preocupe, no cargues con tus problemas solo, siempre hay alguien que puede y quiere apoyarte.

4. Sal a caminar. Esto te puede ayudar mucho porque te ejercitas un poco y cambias de escenario por unos momentos. Esto te va a ayudar a regresar la claridad a tus pensamientos.

5. Practica Yoga. Este consejo trae mil beneficios que vamos a platicar más a fondo en otro blog.


Hay muchos métodos más, pero no todos le sirven igual a todas las personas. Acuérdate que somos únicos. Si quieres descubrir cuáles son los mejores para ti y que te ayude a crear un protocolo anti-estrés personalizado, mándame un correo y agendamos una cita para prepararlo. ¡Invertir en tu paz mental, siempre es lo más importante!


Otras notas muy interesantes acerca de este tema:




11 views0 comments

Recent Posts

See All

Komentarze


bottom of page